A pesar de que los drones ganan más terreno cada día, los aviones acrobáticos todavía siguen de moda. Estos aviones llevan consigo incorporados superficies de control con más mando que los aviones de ala alta y similares. Con ello se puede realizar maniobras acrobáticas a baja velocidad y salidas de entrada en perdida con facilidad.

Con la mayoría de los aviones de R/C se pueden realizar maniobras acrobáticas hasta cierto punto. Por otro lado, es importante saber cuándo estamos delante de un avión acrobático, lo cual, vamos a tratar en este post

Las superficies de control son más grandes

Lo primero de todo es fijarnos en las superficies de control. La diferencia de estas en tamaño suelen destacar a simple vista.  Un timón de profundidad con un mayor  superficie de acción ofrece un control mayor cuando volamos a velocidades bajas.

Suelen tener un ángulo de trabajo de unos 45 grados o incluso más para ejecutar maniobras. El mismo concepto se aplica a los alerones y al timón de cola, los cuales,  tienen una superficie mayor a la del resto de aviones R/C.

El diseño del avión también es importante. Normalmente los buenos aviones acrobáticos tienen un diseño de ala media-baja. A pesar de que podemos realizar maniobras acrobáticas con aviones de ala alta y ala baja, el ala media ofrece un eje de rotación muy axial, que es característico de estos aviones.

El ratio Peso-Potencia es clave para los aviones acrobáticos

En cuanto a los componentes electrónicos, estos deberán ser  una calidad superior, no vale cualquier servo ni motor. La relación peso-potencia es clave en este tipo de aviones para poder realizar las maniobras correctamente, sin necesidad de jugar con la altura para ganar velocidad. El ratio de potencia debe ser mayor a 1:1 , lo normal es ver el ratio 2:1 potencia-peso.

Los servos deben estar construidos con materiales de alta calidad y deben ser rápidos con bastante kilos de fuerza. Si el servo no tiene suficiente fuerza, la misma presión del aire sobre las superficies de control puede vencer la resistencia del servo y hacer que sea imposible volar el avión.

El avión debe ser ligero para realizar cambios bruscos de orientación en el aire. Además, ayuda a mejorar la relación peso-potencia, consiguiendo mejores vuelos en velocidades bajas.

Por último, cada avión acrobático está diseñado para tipo de vuelo en concreto.  Para vuelo de precisión, patrones o F3A se requiere un modelo acrobático más especializado. Para el modo 3D y freestyle se requiere otro tipo de  diseños.

Para el  3D, los aviones necesitan superficies de control mucho más grandes para realizar maniobras de pérdida y salida. Para los vuelos de patrones o vuelos precisos, las maniobras se realizan a altas velocidades, para lo cual, se requiere aviones acrobáticos más agresivos ( post- barrena y vuelo lento).