El servo es uno de los elementos más reconocibles del radiocontrol. Este se encarga de transformar las órdenes enviadas desde nuestra emisora en movimientos de rotación. Estos movimientos a su vez se convierten en movimientos de desplazamientos de las diferentes superficies de control. Esto nos sirve tanto para controlar en el aire un avión como para dirigir un coche de R/C.

Componentes y funcionamiento de un servo

Los servos estándar se componen de un motor y una serie de piñones y engranajes (reductora). Cuando el motor se mueve este gira y el  eje del servo cambia de posición, y a su vez, produce un movimiento. La orden consiste en un pequeño impulso eléctrico que indica al servo en qué posición de giro debe colocarse el motor.

Servos digitales y analógicos

Al igual que el resto de componentes del R/C, los servos han ido mejorando con los años. En la actualidad los servos digitales ofrecen mejoras ante sus antecesores.  Los servos digitales llevan incorporados un microprocesador para analizar la señal recibida del receptor  y controlar el motor del servo.

La diferencia entre los digitales y los analógicos radica en la manera de trabajar la información recibido del receptor y el control sobre la tensión aplicada al motor. Esto permite reducir posibles zonas muertas de los servos analógicos y ampliar el rango de movimiento. También la frecuencia de impulsos en el caso de los servos digitales es mayor. En el caso de los servos analógicos, esta frecuencia es de unos 50 impulsos por segundo, mientras que para los digitales es de 300 .Por otro  lado, el consumo de energía de los servos digitales supera al de los analógicos.

Su fuerza se mide en Kilos

Al igual que otros componentes, existe gran cantidad de variedad de servos para diferentes propósitos. En este sentido, es importante identificar el tamaño y la fuerza del servo que vamos a necesitar.  El tamaño del servo deberá ir en concordancia con el Drone, avión o coche RC donde vayamos a montarlo.  El servo de tamaño estándar  suele ser de 40x20x37mm y su potencia varía entre los 3 kilos y 24 kg. En lo que se refiere  a la fuerza, es importante consultar que fuerza vamos a necesitar para mover las superficies de control o dirección.

La velocidad

A parte de su forma y tamaño, cuando estemos pensados en utilizar servos deberíamos tener en cuenta su velocidad y torque. La velocidad aparece medida por el tiempo que tarda un servo en rotar un determinado número de grados  en un momento determinado. Cuanto menor sea el tiempo que tarda en rotar los grandes indicados mayor será la velocidad del servo. El servo analógico estándar suele tardar una media de 0.24/sec en girar 60 grados. Por otro lado, los servos digitales pueden llegar a la cifra de 0.006 sec. La velocidad y la fuerza dependerán a su vez del voltaje que reciban, a mayor voltaje mayor velocidad y fuerza.

Esperamos que con esta pequeña introducción al mundo de los servos os queda más claro su concepto. Han sido la base del radiocontrol desde sus inicios, y parece que todavía van a estar muchos años con nosotros.